Mi experiencia con el champú sólido Lush

Buenos días chicas! ¿ Qué tal el fin de semana? Seguro que ya habéis inaugurado la temporada de piscina con el calor que ha hecho…

Al lío, hoy os quería hablar de esté formato de champú de Lush. Hace dos semanas os enseñaba en Instagram el pedido que me llegó, estaba esperando a probarlos un poquito para contaros mi experiencia con ellos.

blog1

Sobre Lush

Lush es una marca que aunque empezó siendo de productos para el cabello, actualmente tiene un catálogo muy amplio con productos para el cuidado corporal, facial, perfumes, maquillajes, exfoliantes, jabones… y todo con ingredientes naturales.

Sus productos están hechos a mano, y su filosofía es respetar el medio ambiente, y ofrecer unos productos naturales de calidad.

¿Qué es el champú sólido?

Es un formato de champú que viene en pastilla, como si fuera un jabón de manos. Algo que no estamos muy acostumbradas a ver, pero que está muy bien, con el cálculo que ellos hacen sale que una pastilla te cubre unos 80-100 lavados, lo que equivaldría a 3 botellas de champú, así que estamos ahorrando 3 envase.

La manera de utilizarlo es muy cómoda, una vez humedecida un poco la pastilla, la frotas por la parte superior, inferior y los laterales de la cabeza,  y ya no hace falta más porque saca mucha espuma. Yo pensaba que iba a tener que insistir o frotar más para conseguir espuma, pero nada de eso, en mojarse un pelín y pasarla por la cabeza ya tienes espuma suficiente.

Mi compra

Me decidí a comprar estos champús porque había leído en varios sitios muy buenas referencias sobre ellos, y como a mí me encanta probar nuevos productos y estos son naturales, yo tenía que comprobar su eficacia.

Tienen varios champús sólidos, pero de los que mejor hablan son: el “Oceánico” , el “Como Nuevo”, y el “Karma”.  Yo para tener una primera impresión, compré el Oceánico y el Como Nuevo, porque según su descripción son los que más me gustaban.

blog3

Oceánico : “Una pastilla de champú azul eléctrico que lleva dos clases de algas suavizantes, nori japonés y musgo de Irlanda. Se le ha añadido  sal marina porque es un estupendo limpiador y es muy buena para el cuero cabelludo irritado, además de darle volumen a tu pelo. Normalmente, nuestros productos inspirados en el mar van perfumados con lima, limón y lavanda, pero éste es la excepción. Sí que lleva limón, para que te brille el pelo, pero también lleva absoluto de jazmín, de mimosa y de azahar, la fragancia que esperarías encontrar en un jardín tropical”

Como nuevo: “Este novedoso champú revitaliza tu cuero cabelludo gracias a las infusiones y a los aceites esenciales especiados que contiene. La menta estimula los folículos de tu pelo y equilibra tu cuero cabelludo. Las infusiones de romero y ortigas aportan mucho brillo y un olor fresquito. Lo recomendamos para personas que sufren una pérdida temporal de cabello debido al estrés o a desarreglos hormonales. Utilízalo si quieres un look completamente nuevo”

Lo mejor y lo peor

Después de usar los champús durante dos semanas os puedo contar que para mi lo mejor de estos champús es:

– Son champús naturales, por lo tanto son más respetusosos  con  el pelo  que otros champús que contienen productos químicos (aunque bueno, yo he estado toda mi vida hasta hace un tiempo lavando mi pelo con los típicos champús de grandes marcas y no he notado que me hayan estropeado el pelo) Pero eso sí, lo natural es natural, y seguro que a la larga aporta más beneficios que los otros champús.

– Tienen muy buen olor ambos, de hecho os puedo asegurar que cuando me llegó el paquete ya se podían oler desde fuera.

– El pelo me durá un día más limpio.

– Cuando los uso noto que limpian en profundidad, pero si me tengo que decantar por uno de los dos me decanto por el océanico porque aporta volumen y cuerpo al cabello, y un poco de brillo.

Y lo peor

– Ninguno de los dos me ha aportado el brillo que buscaba, las primeras veces no apliqué ninguna mascarilla para ver el resultado de los champús, y fue un pelo limpio pero sin mucho brillo. Así que en los siguientes lavados he aplicado al acabar una mascarilla, o el spray UniqOne de Revlon.

– No desenredan. No tiene ese efecto que tienen otros champús de que cuando acabas de lavar el pelo, puedes peinarte con los dedos porque tienes un pelo suave y sin enredones. Con este ( si no aplicas ninguna mascarilla) tienes que desenredar bien el pelo con un cepillo.

blog2

En resumen: ha sido un buen descubrimiento porque son champús naturales, me dura el pelo un día más limpio, con lo que puedo retrasar un día los lavados, y esto el pelo lo agradece. Lavarlo muy a menudo, el agua caliente, el secador, la plancha… ya sabéis que se estropea mucho el pelo.

Seguiré usando ambos champús, pero con un producto extra al finalizar, ya sea la mascarilla, el Spray o aceite de argán para aportar brillo a mi pelo.

No os puedo decir que ha sido un champú 10 para mí, pero por las buenas opiniones y referencias que he leído por internet, imagino que también dependerá un poco del tipo de pelo de cada una. Yo les pongo un 8 🙂

 

¿Dónde comprarlos?

Tenéis tiendas físicas de Lush en algunas ciudades como: Valencia, Sevilla, Santander, Madrid, Barcelona, Málaga y Mallorca.

Si no tenéis una tienda cerca, podéis hacer el pedido por internet en su página que podéis visitar haciendo clic aquí. Cada pastilla de champú sólido cuesta 7,95 €. Si hacéis pedido on-line tenéis que contar con los gastos de envío que son 4,95€. El paquete llega rápidamente, yo hice el pedido por la mañana, y al día siguiente por la tarde me llegaron, además con muestras de dos de sus productos.

Os aconsejo que si vais a probar estos champús os compréis también la lata para guardarlos  una vez secos (2,oo€),  porque para llevartelos a cualquier sitio o guardarlos en el baño es muy cómoda.

¿Has usado alguna vez uno de estos champús? ¿Qué opinión tienes sobre ellos? Cuéntanoslo en los comentarios. ¡Que tengáis muy buen lunes!

14 comentarios en “Mi experiencia con el champú sólido Lush

  1. Buenos días alguien llevo usando estas pastillas de shampoo y muy contenta ……hasta que mi pareja fue por otra pastilla y me dio por mirar con que esta hecho en la bolsita que te lo dan hay una pegatina blanca y están los ingredientes….. Mi sorpresa fue que pone cocamide dea lo mire en google y todo es malo y cancerígeno alguien me puede decir si es verdad o no Mr interesa mucho gracias

    • Buenos días Mayra, gracias por tu visita y tu comentario.

      Exacto, si te metes en su página en el apartado Ingredientes champú solido tienes el listado de todos los que componen sus productos, y marcan de otro color los ingredientes que no son naturales. Estos suelen ser sobre todo ingredientes para que el champú haga una espuma, normalmente los 99% naturales no hacen ninguna espuma porque es difícil conseguir esa textura sin añadirle un ingrediente químico. Ellos exponen con total transparencia sus ingredientes, para que cada persona según sus creencias, gustos y necesidades decida. Yo te aconsejo que no te fíes de todo lo que pone por internet, estamos rodeados en la actualiadad de productos químicos (los productos que usamos para lavar nuestro cuerpo, productos de limpieza…) y existe una tendencia a creer que son la causa del cáncer. Yo no tengo conocimiento médicos que me permitan defender una cosa u otra, pero mi opinión es que debernos cuidarnos y apostar por productos naturales, pero sin ser extremistas en el sentido de que un ingrediente químico en un champú pueda causar cáncer.

      Hasta pronto guapa!

  2. hola me llamo amparo tengo un problema con mi pelo desde hace años tengo el pelo muy graso y se ensucia solo con mirarlo ya no se que hacer ni que utilizar y aparte se me cae mucho que me recomendais?

    • Hola Ámparo, gracias por tu visita.

      En la página de Lush aconsejan algunos para cabellos grasos, pero personalmente no los he probado.
      Sí que he utilizado un champú para cabello graso de la casa Davines que se llama “Naturaltech Rebalancin shampoo”. Es un champú que se utiliza a modo de tratamiento para el cabello graso, se comienza usándolo el primer mes, dos veces por semana y a partir de un mes, una vez a la semana. El resto de lavados puedes utilizar un champú de ph 5.5 (neutro) para que tu pelo no genere mucha grasa. A mi me funcionó porque conseguí espaciar un día más los lavados. Además el tema de la grasa y la caída está muy relacionado, ya que la grasa ahoga el folículo piloso, haciendo que ese pelo se vaya afinando y al final se caiga. Te recomiendo que lo pruebes. Su precio es de 20-22 €. Un saludo, y espero que mejore el aspecto de tu pelo.

  3. No sé porque siguen diciendo que esta marca hace productos naturales, sanos, amigables al ambiente…etc, si miran los ingredientes que componen estas pastillas en la pagina web de lush, van a encontrar como base el laureth sulfato de sodio, el mismo sulfato tóxico del que están hechos toooodos los shampoo del supermercado del mundo, ademas usan como preservativos en muchos de sus productos los parabenos, esta marca es pura publicidad, porfavor, investiguen más,

    • Hola divinazulone, gracias por tu visita.

      Tienes razón, en sus ingredientes podemos encontrar ingredientes que no son naturales, en su propia página ponen la descripción de cada champú y señalan los ingredientes que no son naturales de otro color. Siguen teniendo un porcentaje alto de ingredientes naturales y no de químicos, que a mí personalmente me gustan. Encontrar un champú 100% natural y que funcione es difícil.

  4. Yo tengo un sentimiento de amor-odio por los champús sólidos de Lush. He probado varios (Oceánico, Como nuevo, Lullaby, Jason and the argan oil) y me encanta el formato, el olor y como dejan el pelo, pero al cabo de dos o tres lavados todos me dejan el cuero cabelludo reseco y pelado. Ahora he comprado en la tienda online Lush de UK dos champús sólidos nuevos que se llaman Odango y Hairy McClairy que están formulados con sodium laureth sulfate, y al ser un surfactante más suave de momento me están yendo mucho mejor. Por cierto me ha encantado el comentario de BioAbuela, ¡Qué envidia las melenas de antes!

    • Hola Betty! Tienes toda la razón, son champús sólidos comodísimos y con un olor genial, pero bien es cierto que al ser naturales no llevan ningún componente químico que pueda favorecer a que el cuero cabelludo esté bien hidratado. Yo suelo utilizar una mascarilla de otra marca después de lavarme el pelo, así recupero un poco la hidratación. Ya nos contarás si sigues tan contenta con estos nuevos dos champús, porque entonces habrá que probarlos!!! Un besito y hasta pronto!

  5. Hola bio-abuela, la historia es preciosa, pero probablemente vivieras en un pueblo o “ciudad” sin contaminación, y en un mundo con escasos recursos donde la imaginación llegaba a límites insospechables, la higiene también estaba sospechosamente limitada, bueno quito sospechosamente, la higiene estaba muy limitada, y desde luego se usaban algunos remedios que parecen muy naturales, pero seamos realistas son una guarrería. Por otro lado, las Señoras no solían tener alopecia en la vejez porque desgraciadamente la esperanza de vida era escasa sobre todo teniendo en cuenta que España pasó por una guerra… conclusión tiempos pasados no tienen por qué ser mejores… y los remedios de la abuela están genial pero esto es el siglo XXI

  6. Cuando yo era niña (hace 87 años atrás, ahora tengo 91 recién cumplidos) no se usaba champú de ninguna clase. En mi época, usábamos jabón natural sólido para lavarnos la cabeza y para todo el aseo corporal. Como resultado, no teníamos caspa, ni resequedad en el cabello. Para terminar de asear el cabello, usábamos un cuartillo de cerveza rubia con 2 cucharadas de miel diluidas en algo más de un litro de agua tibia y el último enjuague del cabello se hacía con esta mezcla y dejábamos secar el cabello al aire libre (tampoco había secador de mano) y ese era el ‘suavizante-acondicionador’ que se usaba en mi infancia y juventud. Los resultados siempre eran espectaculares, las melenas eran frondosas, el cabello no se lavaba más de 1 vez cada 15 días, porque estaba sin olores, ni caspa, ni grasa, ni resequedad, ni pringue, ni ‘película’ veladora, ni falta de cuerpo o brillo. Las melenas eran espléndidas y las señoras no solían padecer de alopecia a la vejez (como sucede en la actualidad). Los piojos (si se adquirían) no era por falta de higiene, como se presupone erróneamente y cuando existían, se enjuagaba la cabeza con vinagre puro caliente y el tratamiento se hacía durante 3 días seguidos y los piojos desaparecían a la misma velocidad con la que habían aparecido. La cerveza era el mejor aliado para conservar un peinado, así que se mojaba el pelo con la cerveza pura (que no huele cuando se seca en el cabello, al contrario de lo que se pueda suponer) y se recogía en bucles o se ‘ensortijaban’ con ‘papelillos” y dejaban secar al aire libre, así que, cuando se soltaban los bucles, las melenas eran manejables, frondosas, brillantes y sueltas (los bucles se hacían con un ‘buclero’ de madera o con los dedos y se sujetaban con un ganchito o una pinza, porque tampoco existían los rulos como se conocieron a partir de los años 50 del siglo pasado, así que los ‘bucles’ y los ‘ papelillos’ para ‘ensortijar’ los cabellos eran la mejor manera de rizarlos). Al hacer los bucles de ese modo, tampoco se estropeaban las puntas como en la actualidad y el cabello era sano y fuerte porque no se lo agredía como ahora. Tampoco existían los ‘sprays’ para hacer durar los peinados, pero sí existía el agua de lluvia mezclada con azúcar que se diluía muy bien y se ‘pulverizada’ o rociaba ligeramente sobre los cabellos antes de recogerlos, y esto servía para darles cuerpo y ‘muelle’ a los rizos. Para perfumar los cabellos se usaba agua destilada de violetas o de azahar (natural y sin alcohol), totalmente pura y olorosa sin artificios ni conservantes. Se hacía también una ralladura de pieles de naranja, limón y lima y se ponía a cocer en abundante agua hirviendo hasta que reducía a la mitad, momento en que se pasaba la decocción por un colador con una gasa o cedazo y se dejaba enfriar ; esa agua se usaba para frotar el cuero cabelludo de vez en cuando como tratamiento ‘purificador’ y para tener siempre un olor agradable en los cabellos.
    Te felicito por tu ameno artículo.

    • Hola Bioabuela! me ha encantado tu comentario, y poder contrastar como antes teníais muchos más recursos naturales para cuidar el cabello. Como tú bien dices ahora hay muchas melenas estropeadas por sprays, aparatos de calor, y champús agresivos. Gracias por esta valiosa información. Un saludo

    • Hola Bioabuela! A qué jabón sólido natural te refieres, al jabón Lagarto? Me interesa mucho tu comentario, tus remedios naturales son muy interesantes, tanto que lo voy a poner en práctica por problemas en mi cuero cabelludo. Los químicos nos están creando enfermedades para que las farmacéuticas se enriquezcan, y estoy harta. Deberíamos aprender más de personas tan sabias como tú. Un abrazo.

  7. No tenía ni idea de que hubiera champu en pastillas, curioso. Bienvenido sea todo lo natural! yo para natural de momento me quedo con los productos Aveda que nos has recomendado en otro post.

    • Pues sí sí, es un buen invento. Los de Aveda son una maravilla estoy contigo. Un besito guapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website